Atención Emprendedor o Directivo ¿Eres una Muer o Hombre indispensable para tu Negocio o Empresa?

En el contexto empresarial corporativo, pero sobre todo en el de nuevos emprendimientos surgidos de incubadoras de talentos tecnológicos, o grupos de estudiantes universitarios emprendedores, cada quién aporta su valor agregado a la iniciativa, y dicho aporte es normalmente retribuido en forma de honorarios y/o salarios, acciones y demás beneficios. Pero hay ciertos casos en los que nuestra contribución va mucho más allá y por tanto nuestra participación puede resultar vital y critica para la continuidad del negocio o empresa en la que colaboramos, de tal forma que con nuestra ausencia inesperada, se vería seriamente amenazado el futuro del negocio que hemos creado, fundado, o hecho florecer. Tal es el caso de un Hombre o Mujer Clave para el Negocio. 

Pero ¿Cómo garantizar que a esa persona no le suceda nada malo, como sería el caso de quedar impedido para continuar trabajando o perecer? ¿Cómo puede una empresa con una Mujer u Hombre Clave compensar su pérdida? ¿Cómo los familiares de dicho personaje vital pueden ser compensados por la empresa tras su deceso?

En México la gran mayoría de negocios son de carácter familiar así que muchos de ellos dependen del padre o madre que lo inició y quién es el único que puede y sabe como sacarlo adelante, por lo que a pesar de heredarlo a las nuevas generaciones su existencia no está garantizada y puede incluso tornarse un serio dolor de cabeza para los herederos.

En tal caso convendría tener una opción alterna que compense económicamente a quién quizá no sea apto para dirigir como antes el negocio a pesar de venir del mismo linaje.

Con mi asesoría te puedo acercar a soluciones innovadoras que atacan justo ésta clase de riesgos. No dejes de consultarme sí tu eres una Mujer u Hombre imprescindible para tu negocio.

Sí llegaste hasta donde estás es porque eres emprendedor, constante e inteligente, no dejes de ser Visionari@ y protege tu legado oportunamente ante todo riesgo. Asegurarte te conviene.