Ejercita la Flexibilidad en tus Finanzas Personales sin lastimar tu Economía Personal

La flexibilidad es la capacidad de adaptarse a nuevas circunstancias o necesidades. Cuándo evalúas quién te ha de asesorar para elegir y contratar un seguro, debes tomar en cuenta varios aspectos. Quizá uno de los más significativos y útiles a largo plazo es contar con un agente de seguros con quién te entiendas bien desde el principio y con la disposición y capacidad para hacer posible que tus opciones al paso de los años, no se limitan a únicamente cambiar características del mismo producto contratado.

¿Por qué? Primero debido a que los precios de las primas de los seguros varían constantemente. Un producto contratado en la aseguradora X en el primer año puede resultar muy competitivo, sin embargo en el siguiente año, exactamente ese mismo producto en la misma aseguradora X puede incrementarse significativamente. Si tu agente sólo actúa para una sola aseguradora tus alternativas por supuesto se verán reducidas.

En cambio si tu agente tiene representatividad en varias aseguradoras, será capaz de también brindarte la alternativa de cambiar a un producto paralelo disponible en otra aseguradora Z a fin de mejorar condiciones o mejorar el precio total de prima en ése año. Por supuesto ésto debe ser hecho en tiempo y forma y con todas las respectivas autorizaciones de tu parte por la vía de solicitudes y formularios que apliquen en cada caso.

El beneficio evidente para tu persona es que tendrás la posibilidad de adaptar tu protección más allá de los linderos de una única aseguradora dependiendo de tus condiciones económicas, presupuestos o situación personal o familiar. Todo sin perder beneficios adquiridos previamente como antigüedad y continuidad en tu protección.

Sí te asesoras conmigo dispondrás de mayores beneficios, la flexibilidad para cambiar tu protección será tan sólo uno de ellos.