Seguro de Vida y Ahorro en México: Riesgos y errores comunes sobre la decisión de contratar y cómo evitarlos!

Cuarenta años como corredor de Seguros en México, nos permiten resumir aquí algunos de los errores más comunes de los mexicanos como tú, cuándo se les presenta o se les ofrece la oportunidad de contratar un Seguro de Vida.

Errores frecuentes que los mexicanos cometen al considerar o contratar un Seguro de Vida

  1. La creencia de que sugerir o contemplar la posibilidad de un Seguro de Vida es tentar a la muerte o atraer la.
  2. El pre concepto de que los Seguros de Vida son demasiado caros o que son sólo para personas mayores.
  3. Subestimar la necesidad de un Seguro de Vida, por falta de información real de sus beneficios, en otras palabras enfrascarse en un desinformado argumento de “Para qué si no sirven..”
  4. Postergarlo indefinidamente, es decir dejarlo para mañana, para cuándo me case, para cuándo tenga hijos, etcétera. ¿Vale la pena dejar lo para mañana? No por muchas razones, entre ellas tu propensión a perder tu buen estado de salud, tu mejor momento económico…
  5. No valorar suficiente el aporte económico de la vida humana, en concreto de la persona que se encarga de tu sustento familiar (incluyéndote a ti mism@ si eres auto suficiente o el pilar económico familiar).
  6. Valorar tu aporte económico a la baja o darte poca importancia personal y para con tus seres queridos, como sí tu aportación económica nunca pudiese ser tan significativa para tu familia. Recuerda gracias a ¿Quién? se ha mantenido el barco a flote.
  7. ¡Contratar sin verdaderamente comprender lo que compras!
  8. No indagar si el pago anual del Seguro de Vida a contratar aumentará o no con los años antes de decidirse a contratarlo.
  9. Hacerlo a la ligera qué porque me lo ofrecieron en las Redes Sociales, por la tarjeta, el banco, o el o la nueva App Móvil que descargué de otro producto. Ya sabes, simplemente aceptar el que te ofrecieron al pagar un helado con tu tarjeta de crédito o al abrir una cuenta bancaria, etcétera, sin dedicar el suficiente tiempo a ahondar en el tema de los Seguros de Vida por no contar con un verdadero asesor profesional, o simplemente porque te presionaron cuándo había gente en la fila, o era en teoría rápido y sencillo, o con unos cuántos clicks. Siempre evita arriesgarte a nadar entre tiburones.Cada vez hay más ejemplos de esta condición, como contratar un seguro que no tenía recuperación económica y creer que lo tenía, o bien confiar que cubría todo tipo de fallecimiento y sólo contemplaba el pago por la muerte accidental. Esto ocurre porque te la ponen muy facil para empezar, parecen muy económicos y últimamente son ofrecidos por puntos de venta bancarios, promociones por correo electrónico, Apps de Celulares etcétera y el del mostrador o el medio electrónico te mueve a tomar una decisión instantánea ante la pregunta tipo cafetería, ¿Le puedo incluir un seguro de vida por tantos pesos más… lo quiere? Firme aquí o Haga Click Aquí.
  10. Confiar ciegamente en que la persona que te lo ofrece quiere sólo tu bien basado en que es un familiar o “amigo” de carne y hueso o de las Redes Sociales
  11. No dedicar tiempo a indagar cuáles son todos los tipos de Seguros de Vida disponibles en México reduciendo tus opciones a las de una sola compañía por lo que no encuentras el seguro ideal sino te encajonan fuera de tu realidad económica.
  12. Dejar que alguien más llene la solicitud por ti, esto sin importar sí es en un mostrador frente a una computadora, de forma electrónica o en papel, incluso si lo haces con un Agente de Seguros. Tú y nadie más que tu debes llenar la solicitud con toda la veracidad.
  13. Temer que sí dices la verdad sobre tus finanzas o tu estado de salud, entonces no te aprobarán el Seguro de Vida, y así podrás “engañar” a la institución que te lo ofrece.
  14. No contratar un Seguro de Vida porque te harán un examen médico
  15. Pagar las primas, es decir las cuotas o costo del Seguro de Vida en efectivo, transferencia o cualquier otro método a una persona (aun cuando ésta sea la misma que te lo vendió) sin utilizar los datos de un Recibo o Aviso de Cobro y validar con la institución que lo emite, sin exigir factura, etcétera
  16. Poner en riesgo la cobertura pagando en parcialidades cuándo puedes garantizar la anualidad por adelantado y olvidarte de que se canceló por falta de pago y ahorrar el porcentaje de financiamiento.
  17. No leer las Condiciones Generales correspondientes al Seguro de Vida, antes o durante el proceso de contratación o por lo menos antes de pagarlo.
  18. No validar que tu Agente de Seguros posea cédula vigente directamente en Busca a tu Agente de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) de México con el paso de los años.

¿Cómo evitar contratar un Seguro de Vida equivocado o que no vaya acorde a mi realidad económica?

¿Cuál es el único método infalible para no cometer éstos errores comunes en la compra de Seguros de Vida?

Muy simple. Antes que nada asesórate correctamente. Como la Condusef y la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas lo recomiendan, No adquieras un Seguro de Vida sin el apoyo y la asesoría de un experto certificado en México como lo es JuySeguros.com que no sólo basa sus recomendaciones en la experiencia de 40 años en el mercado, sino en sus conocimientos certificados por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas en México (CNSF), dicho de paso obtenidos con excelencia académica, lo que le garantizan una vigencia vitalicia de operación como Agente de Seguros de las mejores Aseguradoras en el país y con atención a sus clientes en todos los estados de la República Mexicana.

Juy Seguros es asesoría acorde a tu Nivel de Vida!

Recuerda tú no eres invencible, pero con un Seguro de Vida tus buenas intenciones podrán serlo.